Entrevista a revista de diseño

Entrevista a revista de diseño

1. Cómo y cuándo nace la idea de llamar a su negocio Nido?

Vivíamos a las afueras de San Miguel de Allende, teníamos nuestra oficina en casa, de vez en vez llegaban unos pájaros rojos al jardín (aquí los llaman chivitos) así que cada vez que nos visitaba alguno y alcanzábamos a verlo por el ventanal nos emocionábamos. Pensábamos en un nombre y no sé si lo soñé pero una mañana tenía el nombre clarísimo y era Nido, ¡y era perfecto! porque englobaba el contener y el cuidar; con el instinto de hacer nido; con la forma y el tejido del mimbre que incorporamos en algunas piezas y las visitas del pájarito rojo (que también es parte de nuestro logotipo).

2. Es realmente increíble lo que hacen en mimbre, pero creo que el valor agregado es el tema de diseño y su sencillez y elegancia. Qué nos pueden decir de esto?

Lo vemos como un complemento entre diseño y trabajo artesanal al servicio del material y de la función. El material, en este caso el mimbre, habla por si mismo y se presta para formas orgánicas y suaves, el cual es trabajado con maestría por Antonio González. En cuanto al diseño buscamos simplificar a cumplir con la función en donde cada material tiene un papel fundamental y dialoga con los demás, no hay diseño de más pero tampoco le falta diseño, cada pieza tiene su propio carácter e identidad y de alguna manera se vincula con quien lo ve por primera vez.

3. Cómo perciben el ámbito del diseño en San Miguel de Allende? Hay un auge de tiendas de mobiliario y accesorios en esta ciudad, a qué creen que se deba?

San Miguel siempre ha sido un lugar que captura a los visitantes, es privilegiada su luz, sus calles y su arquitectura, nos sensibiliza e inspira. Ha sido refugio para jubilados, para artistas y escritores; hoy también es refugio para jóvenes, familias, chefs y sin duda diseñadores. El pueblo cuenta con una trayectoria artesanal desde siglos atrás desde la artesanía en latón, la cantera, la lana esto definitivamente impulsa hoy al ámbito del diseño, como en el resto de América latina, de México… y San Miguel de Allende en el corazón de México no se queda atrás.

4. Nos pueden platicar un poco de la línea para bebés?

La primera cuna y cambiador que diseñamos fue mientras esperábamos a nuestra primer hija Julieta (ya tiene 8 años, cuando aún no existía nido, ni sabíamos que íbamos a diseñar para bebés y niños), a partir de allí amigos nos fueron pidiendo los muebles para sus hijos por esta razón los nombres propios de algunas de las piezas (nuestro más reciente cambiador roka, lo diseñamos para nuestro sobrino)…

A la hora de buscar incorporar un moisés dentro de la colección el mimbre fue un material clave que además de sumergirnos en el mundo de las fibras naturales nos acercó al trabajo artesanal, a partir de allí ese ha sido nuestro hilo conductor: incorporar materiales naturales y trabajo artesanal en los accesorios, piezas de mobiliario y espacios de los más pequeños.

*sobre las piezas más vendidas

Nuestras piezas estrellas son: moisés nido con velo, cuna amaya crece y colección Traven (compuesta por atrapa mariposas, silla luna y burro; la cual fue diseñada por Christian Vivanco y hace referencia al cuento de “canastitas en serie” de Bruno Traven

One comment

  1. Isabel
    4 meses ago

    Qué bonita la historia del nombre, muy buena entrevista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *